mamadehoy-logo  bannertop1000.jpg
 
 
Aplicaciones de reglas en el hogar

reglashogar.jpg


Fuente: Bob Murray, Alicia Fortinberry – Libro Cómo criar niños optimistas

Como lo señalo en 1986 el célebre conductista B.F. Skinner, en un artículo intitulado “lo que está mal en la vida cotidiana del mundo occidental”, no tiene ningún objetivo contar con reglas sin la decisión y el mecanismo necesario para aplicarlas. Aunque a los niños en realidad les gusta el orden, al principio probablemente se resistirán a las instrucciones que les dé, aunque sólo sea para ver si ustedes se mantienen firme en su papel de padre y, así les ofrece seguridad. Además, tanto adultos como niños se resisten al cambio. Si quieres enseñar a sus hijos que su conducta en el mundo real tiene consecuencias – por ejemplo, que si no se presentan a trabajar no recibirán paga -, necesitará empezar a demostrar, de manera cariñosa, que las acciones causan que ocurran ciertas cosas.

Como las reglas mismas, las consecuencias por violarlas deben ser analizadas y, de ser posible, aprobadas por todas. También debe ajustarse a ciertas normas:

  •  Las consecuencias deben ser aplicadas congruentemente.

 

  •  Las consecuencias deben ser apropiadas a la conducta. Esto parece obvio, pero a veces se aplican castigos severos por faltas triviales.

 

  •  Las consecuencias deben aplicarse a todo miembro de la familia, aunque pueda diferir. Por ejemplo, para un niño consecuencias de violar la regla de “no maldecir” pueden ser prohibirle uno de sus programas favoritos de televisión, y para un adulto, donar cinco dólares para el fondo de vacaciones de la familia.

 

  •  Nunca es apropiado el castigo físico. Las bofetadas, las sacudidas, los golpes, bastonazos y ataduras son formas de abuso físico. Un niño del que se ha abusado puede volverse un adulto deprimido, abusivo u objeto de abuso.

 

  •  Nunca es apropiado el abuso verbal, que incluye críticas, y humillaciones, las cuales pueden causar depresión y pérdida de autoestima (tanto en adultos como en niños)

 

  •  Negar alimentos nunca debe emplearse como castigo (sin embargo, está bien negarle el postre a un niño si no tomó sus alimentos). Desde muy temprana edad, el alimento y el amor se equiparan, y la negatividad de alimento es el equivalente del retiro del amor.

 

Ejemplo las consecuencias no dañinas para los niños son: exclusión de cierta actitud, la prohibición de ver programas de televisión; limitaciones del tiempo para el uso de computadoras o juegos electrónicos; el encierro en la casa durante cierto periodo; la cancelación de una actividad recreativa programada, o tener que hacer trabajo extra en la casa.

El cónclave es el foro ideal para que la familia se ponga de acuerdo sobre las consecuencias por las transgresiones, así como para convenir en las reglas. Estas decisiones pueden y deben ser revisadas en los siguientes cónclaves. En realidad, los niños tienen gran inventiva – a veces se pasan – al sugerir consecuencias. Pero al final, padres e hijos se acercaron mucho más unos a otros y prácticamente cesó la conducta negativa.

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
TEMAS DE HOY

 

REVISTA DEL MES
 
revistasweb-abr15.jpg

ENCUESTAS
¿Considera usted que los hijos deben ser tratados como un adultos para evitar la malcriadez?
 
 
 
¡ANUNCIANTE!

banner-avent-poiu

boton-twitter face-1 boton-you-tube
 
 
Mamá de Hoy ® 2011-Derechos reservados. GAODEL, S.A. (507) 360-5499. Panamá, República de Panamá
logo_ge3000 DISEÑADO Y HOSPEDADO