mamadehoy-logo  bannertop1000.jpg
 
 
LA DEPRESIÓN EN LOS ADOLESCENTES: RETOS Y CAMBIOS EN UNA ETAPA CONFLICTIVA

depresion-etapa-conflicitiva.jpg





















Por: Mgter. Nathaly Ponce Ulloa.

Psicoanalista – Psicopedagoga y Especialista en Educación.  MAI Center, S.A. Centro de Terapias y Métodos Alternativos para niños y familias.

Para hablar sobre la depresión en los adolescentes, es necesario primero definir qué se entiende por depresión, más allá de la concepción popular que manejamos todos, y distinguirla de otro concepto fundamental que es el duelo. ¿Por qué traer a colación el concepto de duelo? Porque justamente, en la etapa de la adolescencia hay un proceso de duelo por la pérdida de los padres de la infancia, objetos primarios de amor, en conjunto con cambios corporales y transformaciones de otra índole, propios de la etapa.

Duelo y depresión no son lo mismo, aunque en los procesos de duelo encontremos la tristeza como afecto principal. El duelo es un proceso que aparece ante situaciones que conllevan cambios significativos, y que requieren de una elaboración psíquica. Es un proceso mental derivado de la pérdida de una persona u objeto significativos, incluso de todo aquello que vinculamos con nuestro país de origen en el caso de la migración. Por ello, es un proceso que se caracteriza por el sufrimiento o el dolor que genera la pérdida de aquello que amamos y es importante para nosotros.

La depresión por su parte, se define como un conjunto de síntomas, visibles o audibles para la familia, los docentes y psicoterapeutas, que incluyen sentimientos de tristeza, irritabilidad, dificultad para concentrarse y realizar los deberes escolares, problemas de sueño y alimentación, sensación de fatiga y pérdida del interés, y que en casos extremos puede venir acompañado del deseo de morir.

Mientras se está deprimido el adolescente al igual que el adulto, presenta sentimientos de desesperanza, la convicción de fracasar en todo y de no poseer recursos para salir de esa situación. Esto conlleva a un pobre concepto de sí mismo o baja autoestima.

Diagnosticar depresión en la adolecía puede llegar a ser más difícil que en la adultez, pues las entrevistas deben incluir al joven, a sus padres y a sus maestros, y muchas veces puede extenderse a los abuelos. Es importante tomar en consideración a los padres y personas importantes para el joven, pues a fin de cuentas, lo que le ocurra al adolescente (así como al niño) es un reflejo de lo que ocurre en su ambiente familiar. La producción del adolescente, bien sea a través de juegos o de una producción gráfica (dibujos o escritos), son una fuente de información muy valiosa sobre lo que le ocurre.

Cuando en la depresión la desesperanza lleva a un límite extremo, puede generarse el suicidio. El acto suicida del adolescente, está en relación con la desesperanza y el deseo de no vivir. En nuestra sociedad, el suicidio es un tema tabú y más cuando se trata de personas jóvenes, ya que si bien es un acto individual, genera un daño en la familia y en los otros, compañeros de escuela, amigos y allegados, de forma brusca e impactante, con mucha angustia y preguntas sobre la vida, la muerte y la culpa.

Es importante valorar y proteger a nuestros adolescentes de situaciones en las cuales puedan sentirse desamparados, así como recurrir a especialistas idóneos en el caso de que sepamos que algo le está pasando a nivel emocional. Las situaciones de fracaso en el amor, aislamiento social, problemas familiares, bajo rendimiento académico y problemas económicos, son algunos desencadenantes tanto para los adolescentes como para sus padres.

La depresión en la adolescencia tendrá un efecto en todos los ambientes en los que se desenvuelva. El ambiente escolar es uno de los primeros espacios donde aparecen los síntomas, por la dificultad de responder a las exigencias académicas y sociales escolares. Muchas veces llegan adolescentes solicitando atención psicopedagógica por estar presentando dificultades del aprendizaje o problemas de atención, cuando lo que está de fondo es una depresión u otro desajuste emocional.

Así mismo, es importante evaluar el riesgo en el que puede encontrarse el adolescente al momento en que los padres solicitan la atención, pues puede requerir de hospitalización o de tratamiento farmacológico por el riesgo al acto suicida. Este pequeño recorrido deja en claro que, para la adolescencia como la para infancia, la depresión es una posibilidad, a pesar de lo que se cree popularmente. Es por ello que debemos consultar con especialistas dedicados a la atención infanto-juvenil, que trabaje en conjunto con la familia y la escuela.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
TEMAS DE HOY

 

REVISTA DEL MES
 
revistasweb-abr15.jpg

ENCUESTAS
¿Considera usted que los hijos deben ser tratados como un adultos para evitar la malcriadez?
 
 
 
¡ANUNCIANTE!

banner-avent-poiu

boton-twitter face-1 boton-you-tube
 
 
Mamá de Hoy ® 2011-Derechos reservados. GAODEL, S.A. (507) 360-5499. Panamá, República de Panamá
logo_ge3000 DISEÑADO Y HOSPEDADO