mamadehoy-logo  bannertop1000.jpg
 
 
Katleen Levy García

katleen-levy-garcia.jpg

Una mujer luchadora, decidida y segura, así se describe Katleen Levy, quien nos manifiesta que todas las metas que se propone, por más difícil que sean, siempre las ha logrado cumplir; que cuando le cierran una puerta ella sabe que siempre encontrará una ventana abierta para seguir luchando.

Mi papá falleció cuando yo tenía un año y medio, mi mamá “Cecibel García”, a pesar de quedar viuda muy joven, siempre luchó para sacarme adelante, manejó bus de ruta para mantenerme y, siempre fue muy recta en mi crianza, porque ella pensaba que me iba a descarrilar “pero no fue así”. Cada vez que me trazo una meta ella es la primera que cree en mí.

Crecí entre grandes

En casa, yo era la más pequeña y crecí en una familia totalmente disfuncional; mi abuelo “gringo” (papá de mi papá) era mi figura paterna, quien junto con mi mamá, se encargó de ser ese papá en todo momento, dándome consejos como – “Katleen nunca dejes de ser quien eres” – “ama a tu gente” – la humildad es lo principal en cada ser humano – la ley del esfuerzo (todo llega a quien se esfuerza). Por esta razón, cada meta que alcanzo se la dedico a él en agradecimiento por nunca abandonarme y cumplirle la última voluntad a mi padre antes de morir, “que me cuidara y que siempre tratara de darme lo que él no pudo. Me siento muy orgullosa de ellos, mi familia es mi principal motor para seguir adelante.

Maternidad etapa maravillosa

Yo busqué a mi hijo, a pesar de que era muy joven no podía tener hijos, pero no era un problema grave, sino que tenía las trompas obstruidas, entonces fui al médico y me realizaron un procedimiento mediante el cual me destaparon las trompas, inmediatamente quedé embarazada. Fue una etapa muy bonita cuando te toman las fotos con la barriga, la decoración del cuarto del bebé y cuando empiezas a comprar la ropita. Viví cada uno de estos inigualables momentos acompañada siempre de mi esposo, él nunca se perdía una cita… Aprendí a valorar mi cuerpo (engordé muchísimo, de pesar 125 libras pasé a 180 libras) yo pensaba que estar embarazada significaba comer de todo sin reparos y decía “rebajaré esas libras de más”, pero después me tomó un “mundo” bajar de peso.

Sacrificios, para la superación

Felipe nació con neumonía, así que lo dejaron hospitalizado varios días, a pesar de eso seguí asistiendo a la universidad y siempre estuve pendiente de mi hijo en el hospital.

Felipe, es un niño alegre, cariñoso, amoroso, detallista; es muy travieso, pero creo que es cuestión de la edad, que tiene demasiada adrenalina en ese pequeño cuerpecito. Siempre trato de que sienta ese amor por la mujer, así mismo como me trata a mí, que aprenda a respetar a la mujer, siendo el principal valor que le inculco, y le enseño que a las niñas no se les pega, ni se les grita, que siempre se les debe tratar con amor y delicadeza.

Ser mamá es un amor que nace solo

Cuando uno decide ser madre miles de cosas cambian, solo es cuestión de adaptarse y saber que las prioridades cambian cuando tienes un hijo; ya no piensas solo en ti, antes pensaba en “cuando tenga plata me voy a comprar una cartera”, ahora no. Ahora pienso “cuando ahorre un poco más nos iremos de viaje en familia”. A veces me siento con mis amigas y creo que estoy fuera de contexto, porque todas están hablando sobre sus planes de matrimonio y yo estoy hablando sobre “en qué curso va a estar Felipe, en qué escuela lo voy a inscribir, que tengo reunión en la escuela o que tengo cita con la teacher”

Ahora entendí todo ese sacrificio, toda esa regañadera de mi mamá cuando me decía “haz esto, haz lo otro”, ahora lo entiendo porque como madre siempre quieres lo mejor para tu hijo.
Todo esto me ha ayudado a comprender todo ese amor que mi mamá me tenía, y es el mismo amor que yo siento, y lucho todos los días para que mi hijo se sienta orgulloso de mí. Siempre me digo “Katleen, tú no puedes cometer ningún error ahora que estás en la política, porque sino el día de mañana al que van a señalar es a él, no es a ti”, yo lo puedo asumir, pero que lo señalen a él…, le destruirían esa imagen tan bonita que tiene de mí, porque para él “siempre voy a ser grande”.

Mi familia, mi motor para seguir luchando

Siempre trato de compartir con él, hay ocasiones en que lo llevo a la escuela y otras veces, lo lleva el papá. Cuando llego temprano yo lo llevo al aikido (la mayoría del tiempo lo lleva el papá) pasamos la tarde juntos más que nada, yo voy llegando como a las 4:00 de la tarde cuando no hay pleno, cuando hay pleno eso es prácticamente hasta las 10:00 u 11:00 de la noche, trato de buscarlo o llevarlo a la escuela. Nosotros más que nada los sábados, pasamos todo el día juntos, ahora como mi esposo abrió el primer autódromo en Panamá, estamos involucrados con Felipe asistiendo a las carreras, y parece que le gusta montar Go cars, también está en clase de fútbol y aikido.

Mi principal pilar en los momentos más difíciles

La falta de mi papá siempre ha marcado mi vida, pienso que mi vida sería totalmente diferente, si él estuviera. Pero debo ser fuerte y demostrar que si uno se lo propone logra su objetivo, a pesar de que solo estuvo un año y medio conmigo, siempre he sentido que me dio todo el amor necesario para poder vivir toda mi vida, en cada cosa que hago siempre pienso en él porque sé que está a mi lado.

No existe igualdad de género

En Panamá no existe igualdad de género, tengo amigas que son ingenieras civiles recién graduadas, también tengo amigos ingenieros civiles recién graduados y a ellos les pagan mucho más que a la ingeniera civil, por el simple hecho ser hombres; por esa razón muchas veces las ingenieras civiles se van para el gobierno a ganar experiencia y luego incursionar en una empresa privada.

En nuestras juntas directivas la mayoría son hombres, tanto en el gobierno como en las privadas; pero vemos que las mujeres son las que más se están graduando en la universidad, las que están tomando más maestrías, más diplomados, entonces por qué la discriminación, si tenemos la misma capacidad de trabajo y presión que los hombres y una cosa que se debe mejorar, y en la asamblea lo puedes ver, hay 71 diputados de los cuales solo 12 somos mujeres y es curioso que la mayoría de las campañas de estos diputados están organizadas por mujeres.

Consejo de mamá a mamá

• Que deben luchar por sus ideales.
• Que ninguna mamá viene con un librito bajo el brazo, así que debemos hacer lo mejor posible, que podemos fallar en miles de cosas, pero siempre debemos tener tiempo para nuestros hijos.
• Si no te atreves, nunca vas a lograr tus metas.
• A pesar de que yo me convertí en mamá muy joven, no me arrepiento e incluso, esto me proporcionó más fuerzas para seguir luchando.

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
TEMAS DE HOY

 

REVISTA DEL MES
 
revistasweb-abr15.jpg

ENCUESTAS
¿Considera usted que los hijos deben ser tratados como un adultos para evitar la malcriadez?
 
 
 
¡ANUNCIANTE!

banner-avent-poiu

boton-twitter face-1 boton-you-tube
 
 
Mamá de Hoy ® 2011-Derechos reservados. GAODEL, S.A. (507) 360-5499. Panamá, República de Panamá
logo_ge3000 DISEÑADO Y HOSPEDADO