mamadehoy-logo  bannertop1000.jpg
 
 
Marta Linares de Martinelli

 


marta-2Detrás de la figura de la primera dama, conocimos a una mujer trabajadora, una madre amorosa y una consagrada esposa; quien junto a su madre, doña Graciela Brin de Linares, confieren a los lectores de Mamá de Hoy sus secretos de crianza.
Redacción Mamá de Hoy

Los 92 años de Doña Graciela, no han eclipsado su entendimiento acerca de la crianza moderna y hace un llamado de atención para rescatar la unión familiar.

"Me parece que actualmente los padres están menos involucrados con sus hijos, ahora la mayoría de las madres trabajan y pasan mucho tiempo fuera del hogar. Ya los niños no realizan actividades como antes: montar bicicleta, hacer deportes al aire libre; sino que ahora están metidos en casa conectados a “Internet”.

Los padres, cuando regresan en la noche de trabajar, deben de pasar un rato con sus hijos, revisar que hayan realizado sus tareas, además, deben supervisar que vayan bien en la escuela, hay que promover la unión familiar.

La unidad familiar no solo se fomenta cuando los hijos están pequeños, es por siempre. Yo hago un almuerzo semanal y trato de que todos mis hijos asistan, inclusive ella –La primera Dama- quien le pide a su asistente que le reserve ese día para que pueda ir a la casa y estar conmigo y sus hermanos. Les preparo un menú especial al que nadie puede resistirse".

Cada época tiene sus propios desafíos, pero la atención de los hijos es tarea inherente a los padres, así lo considera nuestro personaje de portada y Primera Dama Marta Linares de Martinelli.

“Al convertirme en madre busqué una profesión que me permitiera estar con mis hijos y, a la vez, realizarme como profesional, es entonces cuando incursiono en el mundo de los seguros, porque de esa manera podía atender la oficina desde mi propia casa, cumplir con mis obligaciones y organizarme para compartir con mis hijos en las actividades que eran importantes para ellos.”

Viví dos etapas de crianza, primero con Ricardo Alberto de 32 años y Luis Enrique de 29 años y, luego con Carolina, ya que los dos últimos se llevan 7 años. Cuando nacieron yo era muy joven y realmente no tenía mucha experiencia, sin embargo, procuré que se desenvolvieran en diferentes disciplinas deportivas como béisbol, karate y natación, en el caso de los varones y ballet en el caso de Carolina, estas actividades les ayudaron a potenciar sus talentos y adquirir sentido de responsabilidad, valor importante en la formación del carácter; además de desarrollar coordinación y forjar disciplina. Lastimosamente hoy día los niños pasan más conectados a una computadora.

A mí, mis padres siempre me apoyaron en las actividades que emprendía, tanto mi papá como mi mamá, por lo que para mí también fue primordial estar con mis hijos en los momentos que eran importantes para ellos, si había alguna competencia o presentación allí estábamos nosotros -sus padres- apoyando, afirma la Sra. Linares de Martinelli.

Otras de las lecciones aplicadas por la familia Martinelli-Linares son: el valor de la palabra y amor al trabajo. “Mis hijos saben que lo que se prometía se cumplía y asimismo ellos se acostumbraron en sus vidas. Ellos siempre me decían: “Mamá tú me dijiste… acuérdate”.

Mi esposo a su vez, sobre todo en los hijos varones, promovió el amor al trabajo, los llevaba al negocio en tiempo de vacaciones para que practicaran un poquito y sintieran esa responsabilidad hacia el negocio que sería de ellos en un futuro. Y, realmente ha dado frutos pues, luego de estudiar, especializarse y trabajar en diferentes empresas, en Panamá y en el extranjero, son los que están llevando la empresa ahora que su papá es Presidente de la República y quiero resaltar, que va mejor que antes No hay fórmula mágica, pero fueron la dedicación y la constancia las que permitieron a los esposos Martinelli-Linares recibir como frutos hijos responsables y trabajadores, pero sobre todo luchadores, como nos comenta avanzada la entrevista.primera-d1

Mi primer hijo, Ricardo, era un muchacho muy responsable, y buen alumno desde pequeñito, bastante maduro para su edad; le fue muy bien en la escuela. Estuvo en excelentes Universidades como la Georgetown, se especializó en Londres, en London Business School . El segundo fue más terrible, no se quedaba tranquilo, era travieso, hubo que ayudarlo un poquito más en la escuela, pero también se gradúo con excelentes notas en Southern Methodist University en Dallas; la más pequeña, mi hija Carolina, era despreocupada olvidaba los libros y no copiaba la tarea.

Cuando llegaban del colegio, yo estaba muy pendiente de que trajeran todos sus libros, apuntaran bien lo que tenían que hacer; si se les olvidaba, pues llamaba a alguna amiga que tuviera un hijo en el mismo salón para que nos dijera lo que teníamos que hacer. En los primeros años, siempre los apoyé en sus tareas cuando lo necesitaban, hasta que ya después ellos
se encaminaron.

Definitivamente la crianza te da experiencia, pero todos los hijos son diferentes y lo que usted aplicó con uno no le va a funcionar con otro, hay que conocerlos y atenderlos individualmente.
Unos son más tímidos, otros son más extrovertidos; otros son mejores en la escuela, a otros hay que ayudarlos un poquito más. Lo peor que usted puede hacer es comparar o tratar de aplicar los mismos métodos con todos, ya que no son iguales.

Ni golpes, ni castigos son formas de disciplinar, la comunicación y el amor hacia los hijos son piezas claves en el proceso de crianza para la pareja presidencial. “Hay que enseñar con el ejemplo” Soy muy cariñosa con mis hijos y ellos conmigo a la vez, hay momentos en los que se hace necesario ser estrictas y otros en los que se puede ser más permisiva.

Nunca los castigué, yo no creía en esos castigos largos, ni en pegarles tampoco, a menos que hicieran algo, entonces sí aplicaba una corrección.
Creo que hay que hablarles, conversar mucho con ellos, hacerlos entender que su única responsabilidad es estudiar y obtener buenas notas.

Considero que la etapa más difícil en la crianza es la adolescencia, porque es cuando se vuelven más rebeldes y tenemos que estar más pendientes de sus amistades y a dónde van, que regresen a casa a la hora que se les indica. Es en esta etapa cuando ellos ya van desarrollando su propia integridad y personalidad, así que hay que estar más alerta. Pienso que para una madre es mucho más difícil tener hijos en estos tiempos, los padres deben estar ahora más atentos.

marta-3Tiempo de familia

Al papá le encantaba compartir mucho tiempo con sus hijos, cuando íbamos a la playa se iba a manejar “Four Wheels” con los muchachos, también teníamos por costumbre hacer muchos
viajes familiares, todavía tratamos de hacerlos; aunque ahora solo sean por tres días, siempre tratábamos de reunirnos todos, dos veces al año, aun si estuviera alguno estudiando afuera.

Su orgullo

Realmente mis hijos fueron bastante obedientes, muchachos muy cariñosos, me siento muy orgullosa de ellos.
Los dos mayores ya están trabajando y Carolina, está estudiando en el extranjero, le falta poco para graduarse.
Gracias a la tecnología hablamos todos los días, aunque sea solo un “hola” por “chat” siempre nos comunicamos, no pasa un día sin que estemos hablando.
Ahora que mis hijos están grandes, son ellos los que se preocupan más por mí, son muy consentidores conmigo; como saben lo mucho que me gustan los chocolates siempre me traen cuando regresan de viaje.

La lección más importante
Usted tiene que enseñarlos a luchar, pero cuando se caen que sepan levantarse porque la vida es así, apóyelos para que ellos sigan adelante.

El consejo para los padres de hoy

Que estimulen apropiadamente a sus bebés. Los primeros años de vida, de 0 a 6 años, son los años más importantes en un niño, es la etapa en que el cerebro se desarrolla y las neuronas se conectan, los padres deben estimular apropiadamente a su bebé para desarrollar su máxima
capacidad. Es por esto que uno de los proyectos bandera del Despacho de la Primera Dama es el Desarrollo Infantil Temprano.

De una correcta estimulación depende el futuro de un niño, de cómo sea como persona, de cómo le vaya en la escuela, de que diga no a la droga o al pandillerismo y de que tenga mayores oportunidades en la vida. Y, es muy fácil la estimulación: abrácelos, léanles un cuento, y jueguen pelotas con ellos, salten soga: Estimúlelos por lo menos cinco veces al día.

Para mí, lo más importante es la familia, ya que es la base de la sociedad, mi mensaje a los padres es que dediquen tiempo a sus hijos, cuando ellos tengan algo importante denle su espacio, que ellos sientan que sus papás los apoyan en todo momento.
Estudien con ellos porque a veces necesitan ayuda en la escuela y, sobre todo, enséñenles a luchar y si se caen, enséñenles a levantarse. Y por último demuéstrele “mucho amor”.

 

 

Comentarios 

 
0 #3 Luisa 14-11-2013 10:56
Muy buena la entrevista con la primera dama. Resalta que la comunicación con los hijos es la clave para una crianza efectiva y amorosa. El programa de estimulación temprana es excelente pero necesita más difusión como las demás obras del gobierno.
Citar
 
 
0 #2 Anny Castro 29-03-2012 08:44
Muchas gracias, muy interesante los comentarios.
Citar
 
 
0 #1 01-11-2011 13:53
Muy interesante los comentarios de la señora.
Citar
 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

 
TEMAS DE HOY

 

REVISTA DEL MES
 
revistasweb-abr15.jpg

ENCUESTAS
¿Considera usted que los hijos deben ser tratados como un adultos para evitar la malcriadez?
 
 
 
¡ANUNCIANTE!

banner-avent-poiu

boton-twitter face-1 boton-you-tube
 
 
Mamá de Hoy ® 2011-Derechos reservados. GAODEL, S.A. (507) 360-5499. Panamá, República de Panamá
logo_ge3000 DISEÑADO Y HOSPEDADO